Agua Micelar.. Mucho más que un desmaquillante.

Todo lo que necesitas saber y más.

Por Emilia / 04.07.2020

Qué es? El agua micelar es un producto revolucionario formulado a base de micelas, un conjunto de moléculas que son capaces de atraer la suciedad y el sebo del rostro, aislarlos y transportarlos a través del agua para eliminar la suciedad de la piel. A su vez, actúan como un “todo en un uno”, pues además de limpiar, logran tonificar e hidratar en una misma aplicación del producto. Este sorprendente rasgo multifunción es razón suficiente para economizar y reducir gastos en tu kit de belleza personalizado.

El agua micelar puede emplearse en todo tipo de pieles

Su popularidad creció considerablemente durante los últimos años, llevándola incluso a coronarse como el limpiador facial por excelencia.

En cuanto a los cosméticos a prueba de agua, las micelas también consiguen eliminar las partículas oleosolubles e hidrosolubles. No existe diferencia en ese aspecto.

Estudios recientes realizados en mujeres de varios países, demuestran que un 62% utilizan agua micelar diariamente, frente a un 45% que eligen el gel limpiador. El restante 38% prefieren el tónico.

¿Podría reemplazar al tónico? La respuesta es sí. El agua micelar también ejecuta efectos tonificadores sobre la piel, dejándola sedosa y brillante sin mucho esfuerzo. Es especialmente efectiva para pieles más sensibles, pues su fórmula suave no lleva alcohol ni parabeno en su composición.

Frecuencia de uso

Se recomienza aplicarla por la mañana, para eliminar los residuos de sebo que se hayan acumulado durante la noche y preparar el rostro para el maquillaje diurno, y durante la noche, a modo de desmaquillante e hidratante.

Modo de uso

Estos son los pasos a seguir: moja un algodón con el producto y luego realizá sutiles movimientos circulares por toda la cara. Es importante no arrastrar la suciedad a lo largo de la piel, por lo que se recomienda facilitar la acción de las micelas a través de ligeros toquecitos. Una vez finalizado el proceso, no se debe limpiar la cara con agua, pues lo único que se conseguirá es revertir sus efectos. Lo ideal es dejarla respirar y permitir que la piel absorba el producto a su ritmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *