Lunes otra vez…

Por Verónica López Villemur.

Verónica López Villemur.

…sobre la ciudad la gente que ves…vive en soledad…. Nunca más oportuna que la letra de esta canción de Charly para describir este siempre difícil día de la semana. No se puede negar que la primera jornada laboral luego de un domingo de ocio, es fatídica. Cuesta, por lo menos en mi caso, madrugar, poner en claro las ideas desde tan temprano, salir de la cama, sentir el frío de la mañana y lograr enfriar el té mientras miro de reojo el reloj. Embarazoso por donde se lo mire: hoy empiezo la dieta y la caminata por la costanera y arranco a estudiar ese final que tengo colgado, etc, etc, etc… promesas que al llegar el viernes me doy cuenta, rompí el mismo lunes. El consuelo que me queda, es que al encontrarnos con mis amigos por la compu, todos describimos la misma anécdota, entonces la culpa compartida es menor.

            Tal vez esta zozobra que me provoca, el “amanecer temprano” se debe a rutinas no gratas de mi infancia. Mi incursión a la querida Escuela Normal, comenzó a los cinco años y como mi madre que, creo ya les conté, era docente, me dejaba de pasada con la portera, hasta la hora de entrar a clase. Mi pobre mami, recuerdo, me vestía completa aún dormida y era un verdadero sacrificio (que se mantuvo hasta finalizada la primaria) no dormirme sentada en el banco. Por supuesto, cuando tuve la suficiente madurez, cursé la secundaria por la tarde y la universidad de noche. Una experiencia desafortunada con final feliz!!!!

            Temprano hice unos trámites que me llevaron a caminar por el centro de la ciudad y me percaté, mientras esperaba en la vereda (hay que esperar afuera para todo obviamente), que la cara de la gente, también es diferente los días lunes. Perdió la elasticidad? Está hinchada por el exceso de comida chatarra? El ceño fruncido lo provocará el mirar películas o salir de depositar en el banco para cubrir un cheque?. Sea por uno u otro de los motivos, se denota falta de felicidad, y hasta impaciencia diría.  Es por la pandemia?. No…estoy segura! Hoy se puede ver agravado por la enfermedad, pero históricamente la fisonomía   se ve alterada constantemente y la preocupación es mayor que en el resto de los días. Seguramente la mayoría tampoco disfruta, mucho menos en esta época en que se congelan los charcos, de arrancar  apenas canta el gallo. Pero bueno, es lo que hay, es el afligido rito de los laburantes…sólo te reconforta tomar unos mates y saber que para cuando oscurezca estarás en casa nuevamente.

            Lo interesante es recordar que este 2020 tiene aproximadamente cincuenta lunes, que ya transitamos unos cuantos…y que su nombre significa “Día de la Luna”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *