Misterios de cuarentena: camiones con millones y ambulancias con “falopa”.

Bajo el manto del coronavirus, asoman pequeñas muestras de grandes delitos.

Fuente: Clarin Por Hector Gambini.

30.07.2020

Dinero secuestrado por Gendarmería en uno de los camiones que circulaba por el Norte del país.

Como si fuera poco, además de atravesar una pandemia que nos está acabando (no solo nuestra salud sino también nuestra economía), nos encontramos con este tipo de situaciones… utilizan ambulancias para transportar droga y alcohol… lamentable.

Bajo el manto omnipresente de la pandemia, asoman una y otra vez las huellas indelebles de la Argentina precaria. Hay vehículos de actividades esenciales que tienen autorización para circular durante toda la cuarentena: camiones y ambulancias. Perfecto. Los billetes y lingotes de oro de los narcos, los contrabandistas y la economía informal van entonces a los camiones. La droga y hasta algún asesino que quiere eludir un control policial buscan ambulancias. Si la droga al menudeo va por ahí -como pareció revelar el intendente de José C. Paz, Mario Ishii– aumenta la inseguridad y entonces se piden gendarmes para el conurbano. Para poner gendarmes allí, hay que sacarlos de las fronteras -donde tratan de parar al narco- o de las rutas donde hallan plata negra en camiones «alcancía». La Argentina precaria tiene la manta corta.

La Policía Bonaerense, por su parte, se reorganiza en el GBA bajo la figura del Jefe de Estación, un comisario que concentra todo el mando en cada jurisdicción. Es nombrado por la Bonaerense pero elegido por el intendente. Es decir, el superjefe de Policía de José C. Paz es nombrado por Sergio Berni a sugerencia de Ishii. Ese comisario tendría que investigar cómo se vende la droga al menudeo en el municipio donde el intendente les dice a los choferes de ambulancia que él los tiene que cubrir cuando venden falopa.

Imaginamos que todo el espectro político institucional de la Provincia salió a criticar al intrépido jefe comunal del poncho rojo. Error. Fue elogiado por el propio Berni y por funcionarios cercanos al gobernador Axel Kicillof. En la Justicia no apareció aún ninguna causa iniciada en José C. Paz por venta de droga en ambulancia. La duda es potente: ¿Es porque no hay nada de eso o porque está demasiado bien encubierto?

Ishii será investigado por encubrimiento. Cuando fue a presentar un escrito ante la fiscalía, a su abogado le escucharon decir: «No tenemos manera de hacerlo callar». Quizá no haya quedado en la mira por cosas que no existen sino por verborrágico.

Lo que sí halló la Justicia de San Martín es a un hombre que cruzó la General Paz hacia Santos Lugares, mató a una mujer y regresó a su casa porteña haciéndose trasladar en… ambulancia. Así, salió de la escena del crimen a salvo de los controles policiales. Los ambulancieros dijeron que sólo habían sido contratados «para un servicio particular»

En otros sitios ya hubo ambulancias con cocaína durante la cuarentena: una cayó a fines de abril en Chaco. Llevaban la droga en una conservadora etiquetada como «medicamentos para niños». Su origen y destino aún es un misterio.

Como el de los camiones con millones. En dos meses, encontraron a uno día por medio transportando plata negra en paquetes numerados. Ya se incautaron 70 millones de pesos (una parte en dólares) y dos lingotes de oro. Son hormigas de un hormiguero que parece grande.

Por el tema se reunieron la ministra de Seguridad Sabina Frederic y la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia, Cristina Caamaño. Fue antes de que la ministra debiera ceder gendarmes a la Provincia para atender los reclamos por la creciente ola de inseguridad en el conurbano.

Esta ola llegó después del escándalo por el plan para liberar presos en la Provincia para evitar un colapso por el coronavirus. Aquella medida -luego suspendida por la Corte Bonaerense– se había puesto en marcha invocando presuntas alarmas del Ministerio de Salud provincial. Pero esa manta corta no cubrió ni el ombligo: la inseguridad aumentó y el ministro Daniel Gollán y su segundo Nicolás Kreplak igual nos dicen a cada rato que el sistema sanitario bonaerense marcha hacia el colapso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *