Podremos encontrar vida en Marte?

03.08.2020

En nuestra vida existe un interrogante que a todos nos desvela… hay vida en otro planeta? Seremos los únicos en nuestro sistema solar? Podremos sobrevivir si llegamos a colonizar el planeta Rojo?

Podríamos decir que Marte es un planeta rocoso como la Tierra, orbitando la misma estrella, y a una distancia donde el agua podría haber estado presente en el planeta.

Hoy, sin embargo, Marte es un páramo árido. Cualquier agua que alguna vez pudo tener en su superficie hace cientos de millones de años que se fue, mientras que su atmósfera es una fina capa en comparación con lo gruesa que alguna vez pudo haber sido. Pero, ¿podría Marte haber albergado vida en el pasado, y existe la posibilidad de algún tipo de vida haya sobrevivido hoy?

Si bien aún no podemos responder estas preguntas, estamos más cerca que nunca de descubrirlo, ya que gracias a los avances tecnológicos tanto como por parte de la Nasa, SpaceX, o los programas espaciales como Administración espacial china (CNSA), Emiratos Árabes Unidos, El programa espacial soviético, con alguno de ellos podríamos llegar a obtener nuevas pistas.

Desiertos

Desde nuestros orígenes en la Tierra, la vida sobrevive en una gran variedad de lugares, desde los desiertos del Sahara hasta los glaciares congelados de la Antártida. Hoy en día, la superficie de Marte tiene similitudes con algunos de estos lugares, por lo que si podemos encontrar vida en estas áreas de la Tierra,  quizás también podríamos hallarla en Marte.

El Dr. Dirk Schulze-Makuch de la Universidad Técnica de Berlín, Alemania, coordinó el proyecto Habitabilidad de los ambientes marcianos (HOME), que estudió suelo recolectado del desierto de Atacama en América del Sur y examinó qué microbios estaban presentes. Los resultados mostraron que la vida era fascinantemente resistente.

«Mostramos que incluso en el núcleo hiperárido, todavía hay vida microbiana activa», explicó el Dr. Schulze-Makuch. ‘Encontramos varios mecanismos de supervivencia. Por ejemplo, algunos microbios usan el agua directamente de la atmósfera, por lo que no necesitan lluvia”.

El equipo también creó diferentes suelos y salmueras saladas que imitaban algunas de las condiciones de Marte. Al introducir microbios en estos análogos marcianos, podrían determinar qué tipo de vida podría sobrevivir en nuestros días bajo la superficie de Marte.

«Estábamos interesados principalmente en los extremófilos (vida que sobrevive en lugares extremos de la Tierra)», dijo Schulze-Makuch. ‘Para los experimentos con salmuera usamos planococcus halocryophilus (un microbio que puede vivir en condiciones muy saladas y muy frías). Descubrimos que tenía una tolerancia realmente alta”.

Si bien podemos imitar las condiciones en Marte, no podemos replicarlas exactamente. La superficie de Marte tiene niveles de radiación mucho más altos que en cualquier parte de la Tierra, y hay mucha menos agua disponible en Marte que en los desiertos más secos de la Tierra.

«Hay muchos microbios que pueden sobrevivir en condiciones que se están acercando mucho a Marte», dijo el Dr. Schulze-Makuch. «Pero tendrías que probar en Marte para estar absolutamente seguro».

Agua

Como se ha comprobado a lo largo de los años, en nuestro planeta, en casi cualquier lugar donde hay agua, hay vida. Entonces, si Marte estuvo una vez mucho más húmedo de lo que está hoy, las posibilidades de que encontremos vida o que podamos habitar el planeta rojo aumentarían considerablemente.

Hemos encontrado evidencia de agua antigua en Marte en una gran variedad de lugares. El rover Curiosity de la NASA pudo haber encontrado un antiguo lecho de lago, mientras que el hemisferio norte de Marte pudo haber contenido un gran océano. Los científicos quieren llevar estos estudios aún más lejos.

El investigador Alberto Fairén, del Centro Español de Astrobiología en Madrid, España, coordina un proyecto llamado MarsFirstWater. Este proyecto tiene como objetivo calcular cuánta agua podría haber habido en Marte en sus primeros mil millones de años, ya sea agua líquida o hielo, cuánto tiempo estuvo allí y dónde estuvo.

Utilizando datos de misiones pasadas, presentes y futuras de Marte, tanto en la Tierra como en Marte, como el próximo rover Perseverance de la NASA, que se lanzará en julio de 2020, y el rover Rosalind Franklin de Europa, planeado para su lanzamiento en 2022, el proyecto apunta la reconstrucción y mapeo de la superficie del antiguo Marte como nunca antes se había hecho.

«Hace entre 4.500 y 3.500 millones de años, se cree que Marte tuvo una hidrosfera de superficie activa que incluía glaciares, ríos, lagos, deltas y tal vez incluso un océano hemisférico del tamaño del Mar Mediterráneo», expuso Fairén.

La imagen emergente de un Marte primigenio sugiere que sus veranos eran similares a los inviernos en Islandia y sus inviernos se parecían a los inviernos en la Antártida.

Un estudio anterior del Dr. Fairén, llamado IcyMARS, concluyó que el antiguo Marte pudo haber sido más frío de lo que se creía, pero aún lo suficientemente húmedo como para ser habitable. En algún momento de su historia, el agua fue despojada del planeta cuando el núcleo del mismo se enfrió por razones desconocidas, y su viento solar hizo volar su atmósfera.

«Como resultado, Marte se convirtió (en) el planeta extremadamente frío que es hoy», comenta Fairén.

MarsFirstWater buscará cualquier biomarcador como los lípidos microbianos en Marte que puedan representar evidencia de vida una vez que sobrevivan en esta región. Verificar los procesos químicos que tuvieron lugar en las rocas marcianas, por ejemplo, podría decirnos cuánta agua líquida estaba presente, permitiéndonos determinar qué tipo de vida podría haber sobrevivido. El proyecto también buscará biomarcadores en el registro geológico marciano que sean similares a los producidos por microbios en la Tierra.

El equipo ya cuenta con algunos resultados iniciales. Han descubierto que algunos tipos de microbios encontrados en la Tierra podrían evitar que el agua en Marte se congele en hielo debido a sus procesos biológicos, mientras que podrían permanecer algunos signos de vida antigua en arcillas húmedas debajo de la superficie marciana actual que podrían ser estudiados por los rovers.

La siguiente fase en la búsqueda de vida en Marte será unir todas estas pistas y utilizar los datos de las próximas misiones para buscar nuevas señales de vida. «Ya sabemos que Marte era habitable», dice Fairén. «La siguiente pregunta a responder es si en realidad estaba habitada».

Eso sí; las misiones Perseverance y ExoMars podrían no ser suficientes. Haría falta una misión de detección de vida que pueda tomar muestras de Marte directamente en busca de signos de vida para estar seguro. Pero hay pocas dudas de que una respuesta a una de las mejores preguntas de nuestro tiempo está al alcance de nuestra mano.

«Sabemos que las condiciones ambientales en Marte temprano eran habitables», dijo el Dr. Schulze-Makuch. ‘Había lagos, océanos, estaba lloviendo. Podría haber habido vida”.