Ser Feliz

Por Verónica López Villemur

03.08.2020

Por Verónica López Villemur

Hoy es una de esas tardes en las que me siento particularmente bien a pesar de haber hecho lo mismo de todos los días. ¿No les ha sucedido que sin tener un motivo, de pronto, el corazón les ensancha el pecho de felicidad y parece que la abundancia de alegría y de buena vibra confluyen en todo el cuerpo?.  Tal vez es que en Agosto, aunque estamos en invierno, el aire que merodea viene colmado de aroma a primavera. Parece que hasta el trinar de los pájaros que me despierta temprano por la mañana, es más nítido y estridente, seguramente están en la búsqueda de una pareja con quien compartir un hogar y formar una hermosa familia.

            Quizá soy como el ave que me visita a la madrugada: Feliz porque tengo una hermosa familia en la que reina la cordialidad, el amor y el respeto. Cada uno es como es, nadie impone ideas, ni órdenes, ni exigencias… simplemente existen las sugerencias y los consejos, principalmente de nuestros padres. Feliz porque  se puede pensar en vos alta, se puede soñar despierto sin miedo a que alguien se burle o esboce una carcajada. Feliz por reunirnos cada domingo (antes de la cuarentena) y terminar con dolor de panza de todo lo que nos reímos.

            Ser feliz…es tan fácil…simplemente es valorar lo que se tiene. ¿Es factible hablar así cuando no se tienen problemas?, muchos dirán. A lo largo de mi vida, los he tenido de todos los tamaños, matices y colores. Algunos simples como una mala nota o algún amor no correspondido de adolescencia, y otros de enfermedades graves que me llevaron a separar lo banal de lo verdaderamente importante. De estos últimos recibí grandes enseñanzas, ya que de muy pequeña, el día sábado era distinto si en mi casa no había nadie con alguna dolencia.

            Estoy profundamente agradecida con la vida, ya que a pesar de las penurias, me otorgó como regalo de nacimiento la alegría. Siempre dibuje una sonrisa en mi cara. Creo que luego de la tormenta llega la calma y con ella la paz que necesito para transitar por esta vida. Ser feliz, es una elección y  como dijo una escritora amiga: “no se trata de  buscar sueños imposibles, sino de lo posible hacer un sueño”.