Estados Unidos desplegó un destructor en la zona donde el régimen chino realizó pruebas con misiles.

El USS Mustin navegó cerca de las islas Paracel, donde Beijing hizo blanco con uno de sus misiles de alcance continental.

Fuente: Infobae 28.08.2020

Los Estados Unidos informaron que desplegaron en las últimas horas uno de los buques destructores que mantienen en el Mar Meridional y perteneciente a la Flota del Pacífico, donde el régimen chino realizó el pasado jueves unas temerarias pruebas misilísticas que aumentaron la tensión con sus países vecinos y generó la respuesta condenatoria de la Casa Blanca. Se trata del USS Mustin que navegó cerca de las islas Paracel, que ayer fueron blanco de los test armamentísticos de Beijing.

La operación se produjo un día después de que China disparara misiles balísticos al mar como parte de los ejercicios de fuego real en curso, lo que aumentó las tensiones ya altas no sólo entre Washington y Beijing, sino además con países que también tienen reclamos soberanos sobre las aguas que Xi Jinping se adjudica como propias: Vietnam, Malasia, Brunei, Taiwán, Filipinas e Indonesia. Incluso Japón hizo saber su preocupación por la imprudente prueba de misiles intercontinentales.

Los Estados Unidos realizan regularmente “operaciones de libertad de navegación” en el área para desafiar los reclamos territoriales chinos.

La Flota del Pacífico de la Armada norteamericana dijo en un comunicado que el USS Mustin, un destructor de misiles guiados, navegó el jueves “en las cercanías de las Islas Paracel para garantizar que las rutas de navegación críticas en el área permanezcan libres y abiertas”.

En los últimos años, China ha perseguido agresivamente sus reclamos territoriales en el Mar de China Meridional o Mar del Sur, construyendo pequeños bancos de arena y arrecifes en bases militares con pistas de aterrizaje e instalaciones portuarias para luego hacer reclamos de soberanía sobre el área marítima de influencia.

Vietnam, Filipinas, Malasia, Indonesia, Brunei y Taiwán también tienen reclamos en competencia en esas aguas, a través del cual pasa el comercio internacional por valor de billones de dólares al año. Las tensiones han aumentado esta semana en el área cercana a las islas Paracel -llamada Xisha por Beijing- donde el ejército chino ha estado realizando ejercicios.

Beijing disparó sus misiles en el área luego de que Washington sancionara a empresas y ejecutivos chinos que responden al régimen y que operan en la zona marítima.

Pruebas desestabilizantes

El régimen de China acrecentó la tensión en una de las zonas de más frágil estabilidad en el presente: el Mar del SurBeijing decidió realizar el lanzamiento de misiles balísticos, uno de ellos categorizado como “portador asesino” lo que generó preocupación entre los otros países que componen esa zona geográfica al sur del gigante.

Las pruebas se realizaron el miércoles luego de que Washington anunciara sanciones contra 24 empresas chinas y ejecutivos de aquel país por violar normas internacionales en esa zona geográfica. Las amonestaciones fueron las primeras de este tipo contra el régimen comunista por su avance descontrolado en la vía fluvial estratégica compartida con otros países pero que Beijing la toma como propia.

Uno de los misiles, un DF-26B, fue lanzado desde la provincia de Qinghai, mientras que el otro, un DF-21D, despegó desde el estado de Zhejiang en el este de la nación, de acuerdo al diario de Hong KongSouth China Morning Post. Ambos misiles fueron disparados contra un área entre la provincia de Hainan y las islas Paracel. Desde hace semanas, China realiza amenazantes ejercicios militares en el Mar Meridional, donde ya otros países mostraron su alarma por las actividades irregulares.

La reacción del Pentágono

El Pentágono criticó este jueves el lanzamiento de misiles por parte de China en el Mar del Sur, calificando a la decisión como “desestabilizante”. “Las acciones (de Beijing), que incluyen pruebas de misiles, continúan con la desestabilización en el Mar del Sur”, indicó el departamento de Defensa en un comunicado.

(Las acciones) tienen un efecto contrario al apaciguamiento de las tensiones y el mantenimiento de la estabilidad” en la región, agregó el documento.

El miércoles, Beijing probó en la disputada zona marítima distintos misiles balísticos -uno de ellos categorizado como “portador asesino”- y, consecuentemente, generó preocupación en los otros países presentes en la región.

Las pruebas tuvieron lugar pocas horas después de que Washington anunciara sanciones contra 24 empresas y ejecutivos del gigante asiático, fundamentadas en la violación de normas internacionales en la zona geográfica. Y en concreto, la construcción de islas artificiales en las aguas disputadas.